top of page

Alergia a las proteínas de la leche de vaca en pediatría - Comprendiendo la famosa APLV

La alergia a las proteínas de la leche de vaca (APLV) es una de las alergias alimentarias más comunes en los bebés y niños pequeños. Afecta aproximadamente al 2-7% de los lactantes y puede presentarse de diversas formas, desde leves a graves. En esta guía, exploraremos en profundidad esta condición, desde los síntomas y diagnóstico hasta las estrategias de manejo y prevención.


¿Qué es la alergia a las proteínas de la leche de vaca?

La alergia a las proteínas de la leche de vaca es una reacción adversa del sistema inmunitario a las proteínas presentes en la leche de vaca y en los productos que la contienen. Esta reacción puede desencadenar una amplia gama de síntomas, que van desde leves, como brotes y picazón en la piel, vómito, diarrea, deposiciones con sangre y con moco, hasta potencialmente mortales, como la anafilaxia.


Síntomas de la alergia a las proteínas de la leche de vaca en pediatría:

  • Erupción cutánea (eczema)

  • Picazón o urticaria (ronchas)

  • Problemas gastrointestinales como vómitos, diarrea o cólicos, deposiciones con sangre y/o moco

  • Hinchazón facial o de la lengua

  • Anafilaxia (una reacción alérgica grave y potencialmente mortal)

Diagnóstico:

El diagnóstico de la alergia a las proteínas de la leche de vaca generalmente se realiza mediante una combinación de historia clínica, pruebas cutáneas, análisis de sangre y, en algunos casos, pruebas de provocación oral bajo supervisión médica.


Manejo y tratamiento:

El manejo de la alergia a las proteínas de la leche de vaca implica evitar los alimentos y productos que contienen leche de vaca y sus derivados. En bebés lactantes, esto puede significar la eliminación de la leche de vaca de la dieta de la madre si está amamantando, con el fin de preservar la lactancia materna hasta que el bienestar del bebé lo permita o el uso de fórmulas especiales para bebés con APLV. Además, es fundamental estar preparado para tratar cualquier reacción alérgica grave con un plan de acción específico proporcionado por el médico.



Conclusión:

La alergia a las proteínas de la leche de vaca puede ser desafiante para los padres y cuidadores, pero con un diagnóstico adecuado, un manejo cuidadoso y la orientación de profesionales de la salud, es posible llevar una vida plena y saludable. Si sospechas que tu hijo podría tener APLV, no dudes en consultar con tu alergólogo y gastroenterólogo para obtener orientación y apoyo adicionales.

Esperamos que esta guía haya sido útil para comprender mejor la alergia a las proteínas de la leche de vaca

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page